A raíz de una pregunta enviada al programa de apuestas deportivas Minuto Cero, que brillantemente llevan a cabo semana a semana Rafa (@EMapuestas), @Etegus y @Mancha_apuestes, me surgió la idea de realizar este artículo explicando donde compensa más apostar y el grave error que cometen muchos apostantes.

Existe mucha gente, entre ellos, el apostante que envió dicha pregunta al programa que antes mencionaba, que consideran que es mejor apostar en una máquina presencial perdiendo algo de cuota y no online. La explicación es que apostando en máquinas físicas no tendrías que declarar el beneficio (en realidad sí, pero "nadie" lo hace porque porque se apuesta anónimamente y no queda ninguna prueba, por lo que es inviable que Hacienda se meta ahí) , mientras que haciéndolo online sí, ya que si no te llegará la famosa cartita de Hacienda. Eso es cierto, ya que todas las ganancias netas que obtengas online tendrás que declararlo como una ganancia patrimonial más, pagando por dicho beneficio el porcentaje que te indique la escala general de IRPF que deberás aplicar en función de tus beneficios anuales. Esta es la escala general a aplicar actualmente:

El mínimo del contribuyente será 5.550€ anuales. Esto significa, que hasta esa cantidad ganada el impuesto es 0€. Imaginemos que al año ganas 22.000€ y que en apuestas ganaste 10.000€ netos al final de dicho año. No hay duda, estás en el tramo del 30%, lo cual significa que de esos 10.000€ conseguidos, 7.000€ serán para tu bolsillo y 3.000€ para Hacienda, ya sabéis, Hacienda siempre gana.

Una vez puestos en situación, vamos a lo que nos interesa, para ello planteamos la siguiente pregunta con la que titulamos el post:

¿Apostamos online a cuota 2.00 teniendo que tributar al final de año, o lo hacemos en máquina presencial a 1.90 sin  pagar un duro a Hacienda?

A priori, parece que lo mejor es apostar en la máquina, ya que la gente se “ciega” con ese 30% que muchos apostantes, como el que citaba al principio que hacía la pregunta, no interpretan correctamente. A continuación con un ejemplo lo explico.

Imaginemos un tipster de mercados líquidos que estimas que a largo plazo va a generar un 5% de yield, pongo ese ejemplo porque solemos tomar ese 5% como yield objetivo y exitoso en mercados líquidos.

En twitter tenemos la suerte de conocer gente excelente que nos ofrece todo tipo de herramientas, este es el caso de @DoyleLineman quien nos ofrece una calculadora en la cual de forma sencilla puedes saber cual es el yield esperado (que tu estimas que puede generar a largo plazo)del tipster a su cuota publicada y cual tendrías tu a la cuota que realizas la apuesta. En este enlace puedes acceder a dicha calculadora (ver calculadora)

En esa calculadora podemos ver que si un tipster ofrece una cuota 2.00 y estimamos que a largo plazo genera un 5%, si tu haces la apuesta a 1.90  perderás dinero, poco, pero perderás, en concreto un 0.25%.

¿Qué significa esto?

Pues imaginemos que en un año el tipster en cuestión genera un 5% con 500 apuestas publicadas a cuota 2.00 y que en cada una de ella dos apostantes seguidores de ese tipster, que llamaremos Epi y Blas, deciden apostar online y presencial respectivamente, ambos apostarán 100€ por apuesta y ambos ganan con su trabajo 22.000€ anuales.

Epi apuesta online todas las apuestas a cuota 2.00 y obtiene un 5% de yield, igual que el tipster, esto significa que acabará el año ganando 2500€.

  • 1750€ será el beneficio neto que obtenga el apostante para su bolsillo.
  • 750€ será la cantidad que este apostante tenga que pagar a hacienda.

Blas considera que es mejor apostar en una máquina a 1.90, porque así se salva de pagar ese 30% a Hacienda al acabar el año, y aquí viene el grave error del apostante. Blas no tendrá un yield del 5%, ya que se le esfumó al perder siempre esa décima, su yield final será de -0.25%, con lo que perderá 125€ al final del año, tal y como lees, ni siquiera gana, este apostante pierde, eso sí, como no tiene que pagar nada a Hacienda por acabar en negativo, igual hasta está contento.

 

Espero haberme explicado de la mejor forma posible para que la gente considere que realmente la cuota cogida es vital, independientemente de que tengas que declarar o no, ya que esa declaración no se hace apuesta a apuesta, si no que se hace a partir del balance a final de año.

¡Muchas gracias a todos por seguir mi blog!